martes, 6 de marzo de 2012

LAS UNIFICACIONES ITALIANA Y ALEMANA


De naciones a imperios
1. El nacionalismo en el siglo XIX.
Introducción.
La ocupación por parte de Napoleón de la mayor parte del continente europeo despertó el sentimiento nacionalista en los territorios invadidos. De entre ellos merece la pena destacar la formación de Alemania e Italia, ya que pasaron a ser naciones de primer orden en el contexto europeo.
Al mismo tiempo se estaba desarrollando la segunda fase de la revolución industrial , lo que impulsó por un lado la necesidad de conseguir materias primas, y por otro, de colocar los productos fabricados y los excedentes de capital acumulados: asimismo, el crecimiento demográfico del siglo XIX, acompañado del desempleo de la crisis de 1873, dio lugar a un excelso de población que tuvo que buscar fortuna fuera de su lugar de origen . Todo ello incitó a algunos países a lanzarse a la aventura colonial
La carrera por ocupar nuevos territorios provocó oposiciones entre los países colonizadores que conducirían a enfrentamientos entre ellos, y en definitiva, a la Primera Guerra Mundial (como veremos en el tema siguiente)
2. Las unificaciones de Italia y Alemania.
En la segunda mitad del siglo XIX se produjeron los procesos de unificación de Italia y Alemania, que presentaron una serie de similitudes.
  1. La unidad fue dirigida por el territorio más desarrollado de cada uno de los países ( Piamonte y Prusia)
  2. Las dos unificaciones se fueron consiguiendo después de años de intensos conflictos armados
  3. La burguesía fue la clase dirigente de lo nuevos estados ; pero para asegurar su dominio tuvo que pactar con los antiguos grupos privilegiados y ello dio al liberalismo de estos países un carácter conservador , especialmente en Alemania


    La unificación alemana ( 1864-1871): Los 39 estados alemanes reconocidos en el Congreso de de Viena iniciaron la unidad económica nates que la política. En 1834 se puso en marcha la unión aduanera o Zollverrein, que suprimía las barreras arancelarias para que se pudiera comerciar libremente entre los estados alemanes.
    Los intentos de unidad política habían fracaso en 1830 y 1848 ( ciclos revolucionarios) pues los dos estados alemanes más poderosos y el Imperio Austríaco y el reino de Prusia, eran rivales y el primero era contrario a la unidad. A partir de 1850 Prusia se convirtió en una gran potencia industrial (la segunda Revolución industrial) y su ejército en el más poderoso de Europa)

    En 1862 , el rey Guillermo I de Prusia nombró canciller, es decir presidente del Gobierno, a Otto von Bismarck, decidido partidario de la unidad. De talante autoritario Bismarck declaró : La unidad alemana no se hará con discursos o votaciones, sino a sangre y a hierro. Y así fue como las etapas de la unificación alemana coincidieron con las siguientes tres guerras.

    Otto von Bismarck
    Político prusiano, artífice de la unidad alemana (Schoenhausen, Magdeburgo, 1815 - Friedrichsruh, 1898).
    Político prusiano, artífice de la unidad alemana (Schoenhausen, Magdeburgo, 1815 - Friedrichsruh, 1898).
    Cómo político perteneció al Parlamento de Prusia. Fue su representante en la Dieta de los países alemanes en Francfort. Como diplomático fue embajador de Prusia y Francia. Y por supuesto ejerció como militar. A finales de 1862 asumió los cargos de Primer ministro y ministro de Asuntos Exteriores. En 1864 derrotó a Dinamarca quitándole los ducados de Schleswig y Holstein y en 1866 se enfrentó a Austria en la victoria de Sadowa, otorgando ese mismo puesto relevante en las vidas alemanas que los austríacos habían tenido a Prusia. Entre 1870-71 la Confederación del Norte de Alemania, que el propio Bismark había creado, derrotó a Francia en la Guerra Franco-Prusiana. Se configuró entonces el Gran Imperio Alemán del que fue nombrado primer canciller. Cómo político perteneció al Parlamento de Prusia. Fue su representante en la Dieta de los países alemanes en Francfort. Como diplomático fue embajador de Prusia y Francia. Y por supuesto ejerció como militar. A finales de 1862 asumió los cargos de Primer ministro y ministro de Asuntos Exteriores. En 1864 derrotó a Dinamarca quitándole los ducados de Schleswig y Holstein y en 1866 se enfrentó a Austria en la victoria de Sadowa, otorgando ese mismo puesto relevante en las vidas alemanas que los austríacos habían tenido a Prusia. Entre 1870-71 la Confederación del Norte de Alemania, que el propio Bismark había creado, derrotó a Francia en la Guerra Franco-Prusiana. Se configuró entonces el Gran Imperio Alemán del que fue nombrado primer canciller.
    En cada una de aquellas guerras Prusia acrecentó su poderío y extendió su territorio: en 1867 ya fue capaz de unir a la mayor parte de los Estados independientes que subsistían en Alemania, formando la Confederación de la Alemania del Norte; en 1871, además de anexionarse las regiones francesas de Alsacia y Lorena, impuso la creación de un único Imperio Alemán bajo la corona de Guillermo I, del que sólo quedó excluida Austria.

    La guerra de los ducados .
    Bismarck pidió colaboración Austria ( aunque no la necesitaba) para recuperar dos territorios ( ducados) de población alemana que desde el Congreso de Viena estaban bajo la administración de Dinamarca.
    Una fulminante campaña milirtar conjunta arrebató los ducados a Dinamarca. Schleswig quedó para Prusia y Holstein para Austria. Pero pronto empezaron los roces entre Austria y Prusia y Bismarck obtuvo el pretexto para declarar la guerra a Austria.
    La guerra austro-prusiana ( 1866).
    Prusia venció al imperio austriaco en pocas semanas y pudo así excluirlo de la futura unidad alemana para no ver amenazado su liderazgo dentro de ella . Los estados alemanes del norte pidieron unirse a Prusia. Sólo los estados católicos del sur no se decidían por la anexión.
    Bismarck pensó que la amenaza de un país exterior incitaría los sentimientos nacionalistas y el pueblo de los estados del sur exigiría a sus gobernantes la unidad. Bismarck necesitaba un país agresor y calculó que no sería difícil que le orgullosos Napoleón III interviniera si se encontraba el pretexto adecuado
    La guerra franco-prusiana ( 1870)
    Napoleón III cayó en la trampa y declaró la guerra a Prusia. Como habó previsto Bismarck todos los estados alemanes se pusieron a las órdenes de Bismarck . En poco más de un mes Prusia derrotó a Francia.




    El 18 de enero de 1871 en el Palacio de Versalles, Francia se rindió y los gobernantes de todos los estado alemanes proclamaron emperador ( Kaiser9 de Alemania a Guillermo I de Prusia. Francia tuvo que ceder el título imperial a Alemania y , además, dos territorios, Alsacia y Lorena. Surgía el Segundo Reich ( Segundo Imperio alemán) y la mayor potencia europea continental





    La unificación italiana ( 1859-1870)

    Las revoluciones a favor de la unidad italiana en los años 1830 y 1848 habían sido sofocadas por el imperio austríaco . Pero quedaba el impulso nacionalista del Risorgimento , un movimiento cultural que animaba al pueblo a seguir su lucha por la unidad. En el año 1859, las espernzas unificadoras del pueblo italiano se centraron en los planes de Victor Manuel II, rey de Piamonte. Cerdeña y de Camilo Cavour, su primer ministro 
    ITALIA  ANTES DE LA UNIDAD.

    Antes de convertirse en un estado unitario , Italia estaba dividida en ocho reinos o ducados, el más grande de los cuales estaba era el de las Dos Sicilias, al sur.

    Destacaban los siguientes:

    • el reino de las Dos Sicilias al sur;
    • los Estados Pontificios en el norte con capital en Roma,
    • y el reino  del Piamonte-Cerdeña en el noroeste.
    • Además, el imperio austríaco dominaba diferentes ducados como la Lombardía  y el Véneto.



    Los movimientos nacionales hasta 1849 estuvieron en manos de grupos reducidos de liberales, partidarios de la unificación ( carbonari), con posturas diversas sobre la forma de gobierno  ( monárquica, republicana, o autoridad del Papa)

    EL PROCESO DE UNIFICACIÓN
    La unificación italiana fue realizada durante el reinado de Víctor Manuel II de Saboya ( 1849-79) considerado por los nacionalistas  como un monarca liberal , pues respetó el Estatuto de 1848, aprobado por su padre ,Carlos Alberto, y que luego fue la Constitución del nuevo reino de Italia.
    En el proceso de unificación destacan  dos hombres: el conde de Cavour, primer ministro del reino de Piamonte, de tendencia liberal moderada y artífice de la unidad italiana; y Giusepe Garibaldi, hombre de acción , republicano , quien incorporó el reino de las Dos Sicilias al reino de Italia ( expedición de los “mil camisas rojas” a  Sicilia y Nápoles, 1860) Al año siguiente quedó constituido el reino de Italia  (  1861) mediante elecciones democráticas en los reinos que votaban unirse así al reino de  Italia .  Faltaban los Estados pontificios y el Véneto. La derrota de Austria en, 1866 ante Prusia, permitió la incorporación del véneto. La resistencia del papa a formar parte del nuevo reino  dio lugar a la “cuestión romana”, tras la unión ( forzada) de los Estados Pontificios a partir de la derrota francesa ante Prusia (1870), siendo proclamada Roma capital de Italia,  decisión que no aceptó el Papa Pío IX



     

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada